Historia de la Radio TGQ

Historia de la Radio Nacional TGQ
“ La voz de Quetzaltenango”

Radio nacional TGQ “la voz de Quetzaltenango” fue la primera radioemisora en el interior del país, fundada el dia dos de febrero de 1938. TGQ “La voz de Quetzaltenango”, inicia su recorrido en la época del presidente Jorge Ubico, quien visita la ciudad en 1937; una marimba de la ciudad le da la bienvenida. En el momento de la interpretación de “Rapsodia indígena” de Jesús Castillo, Ubico se acercó a don Rodolfo Bethancourt y preguntó sobre el tema musical. Ese instante fue crucial, don Rodolfo aprovechó para solicitarle al presidente de la república una radio para Quetzaltenango.
“Ubico pidió una solicitud. Un grupo de vecinos quezaltecos se reúne y se acciona el escrito don José Castillo Barrios (años después alcalde de la ciudad) y lo refrenda el superintendente de ese entonces, el doctor Gonzalo Delgadillo Zamora”, comenta Héctor Arango Polanco, historiador. La solicitud se envía en octubre de 1937 y en poco tiempo se tuvo una respuesta positiva, el 2 de febrero de 1938 se inauguró radio nacional TGQ, “la voz de Quetzaltenango”. En la plaza Centroamérica, cerca del monumento desaparecido “Portal de la Torre”, quetzaltecos escuchan la primera emisión de TGQ la Voz de Quetzaltenango; transmisión desde el foyer del teatro municipal.
“Cuando TGQ inicio tenía dos emisiones, una en la mañana y la otra por la noche; con el correr del tiempo se forman tres emisiones, en la mañana, al mediodía y la ultima en horario vespertino. Conforme al paso de los años se desarrolla una programación diaria desde las seis de la mañana hasta las 10 de la noche”, afirma el historiador Francisco José Cajas Ovando.
Se utiliza como antenas, unas torres inalámbricas regaladas a la ciudad años atrás por parte del presidente Álvaro Obregón de México, por motivo de la ganancia de Quetzaltenango a un equipo de ese país en un encuentro de futbol. “Con esos aparatos de transmisión la radio se escuchaba a escala nacional e internacional, de tal manera que los radios de esa época, ya traían impreso el nombre de TGQ en el dial, para ser sintonizada en cualquier parte. En 1954 cuando fue director don Alfonso Gonzales Andrade, la radio logró transmitir en onda larga, media y corta; de esa manera era sintonizada en otros países; esa aceptación bastó para darle el mote de “la catedral de la cultura radiofónica”, agrega Arango Polanco.
El diseño de sus instalaciones comprende un teatro-estudio, llamado hoy día “J. Antonio de la Roca”, nombre de un célebre quetzalteco; en ese lugar existían dos pianos y una marimba, ejecutados en su momento con gran maestría por cantantes y artistas de talla nacional e internacional cuando se presentaban en la ciudad.

cabinas

cabinas

continua

Cuna de artistas
“La época de oro se marca durante y después de los años de la revolución; TGQ se enmarca como un verdadero venero de artistas, se presentan programas, teatro, poesía, marimba, canciones con tríos y toda clase de grupos” argumenta Francisco Cajas Ovando.
Varios grupos musicales destacaron en TGQ, entre ellos: el grupo “Caricias” dirigido por el doctor José Pacheco Molina. Las marimbas, Ideal, la Voz de los Altos, Xelajú, Princesita, Alba, Excelsa, Rosario y la marimba orquesta Club de los hermanos Guerrero, primera en introducir instrumentos de viento; tenían participaciones continuas. En el programa la “Voz de la Marimba” se presentaban semblanzas, y anécdotas de varios poetas; entre ellos Diego Pérez López, uno de los grandes sonetistas, quien trabajó en la radio como productor.
TGQ, es una institución en donde han pasado grandes personalidades como Paco Pérez, quien cantó el día de la inauguración. Carlos Wild Ospina, el poeta Alberto Velásquez, el dramaturgo quetzalteco Adolfo Drago Braco con su programa “La hora azul”. Dioly Álvarez y Gustavo Escobar Castillo producían “Buzón DX Internacional” un programa sobresaliente por recibir un sin número de cartas del extranjero. En radioteatro destacó el grupo “Ilusión” del “Yuyo” Cabrera, comediante conocido como el “Pardavé quetzalteco”. Ernestina Porras formó una orquesta y luego trabajó en TGW como guionista y directora de un grupo de radioteatro infantil. También participó el poeta Víctor Villagrán Amaya, quien editaba después del “Recital lírico”, un libro pequeño o folleto con el contexto del programa y del poeta a quien se dedicaba el programa. Carlos Alberto Quintana editó un libro llamado “Mal agüero”, su contenido era de cuentos inspirados en los periódicos del Instituto pre vocacional de Quetzaltenango; Quintana, también fue director de la revista Xelajú.
Se recuerda también a José Antonio de la Roca, autor del “Parnaso Quetzalteco” y quien laboró por muchos años en la radio. El discotecario fue el maestro de la marimba Wosbely Hurtado.
Incursionaron músicos de la talla de Carlos del Llano, Onelia Sosa “el ruiseñor de occidente”, Rudy Antonio Escobar Gómez, Marta Beatriz Calderón, Carlos Augusto Alvarado, Bladimiro Alvarado, el doctor José Pacheco Molina, pianista y compositor.
Voces destacadas
Entre sus primeros locutores están: Gustavo Escobar Castillo, quien identificaba la radio en inglés y castellano; Carlos Alvarado Polanco, Carlos Román Alvarado Pinto; el locutor “Chaluleu” uno de los primeros locutores de Quetzaltenango; el orador Fito Fumagalli, Rudy Escobar, Juan Alberto Cifuentes Morales, Tuto Arévalo, Juan José Gramajo, Maximino Barreno, Carlos Armando Aguilar Maldonado, Paco Trápaga, Bety Núñez de Valenzuela a quien la distinguía una voz muy especial; entre otros, algunos ya fallecidos. Se recuerda también a locutores llegados de otras tierras, entre ellos, Adolfo Méndez Cepeda y Enrique Mendoza Hidalgo.
Altas y bajas
Con el correr del tiempo surgieron nuevas alternativas de trabajo y las empresas de radio en Quetzaltenango empezaron a nacer, de tal manera, radio TGQ decae en su transmisión y varía el formato de su programación. “Ha tenido sus altas y sus bajas. Una época de oro de la TGQ la califico en tiempos de José Ángel Cifuentes Vásquez y de Jacobo Arbenz Guzmán, en ese entonces se tenían programas en vivo todo el día con marimbas, orquestas, cantantes y otros artistas. Es una de las pocas emisoras que tiene teatro-estudio; valdría la pena revivir los tiempos antiguos para regresar los programas en vivo”, argumenta Arango.
En la actualidad radio TGQ ya no transmite en onda corta; hoy día, es la única emisora con dos frecuencias, 660 AM (amplitud modulada) y 107.5 FM (frecuencia modulada).
Vigente
En los últimos años su audiencia ha permanecido estable, vecinos quetzaltecos ven a TGQ como una radio de tradición y un patrimonio de la ciudad de la estrella.
Carlos Gutiérrez Chamorro, su actual director, comenta su satisfacción por estar a la cabeza de esta importante institución. “Aunque se vivió una época de oro interesante, hoy día son nuevos momentos y la radio también continua su superación, hoy se transmite en FM y para todo el mundo en internet, estamos a la par de la tecnología. Por fortuna existe apoyo incondicional de parte del gobierno. TGQ es la verdadera radio cultural para Quetzaltenango, es la radio comunitaria donde los espacios son para toda la población”, concluye.

fachada

fachada
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.